El mito del trabajo

Muchas veces durante nuestra vida se nos hace pensar que tener un trabajo es bueno, sin importar el ambiente que esté allí, el simple hecho de que te paguen por hacer algo es bueno. Pues yo te digo lo contrario, mentira, tener un trabajo sólo por tenerlo es malo; disfrutar un trabajo es bueno.

Te reto a que salgas de tu zona de confort y más allá del sueldo, consideres el ambiente y las personas con las que te relacionas ¿Te sientes cómod@, te dan tu lugar? Muchas veces por creer que un trabajo nos dará una mejor vida, podemos quedarnos atrapados en ese trabajo, más que simplemente obtener un ingreso mensual, pregúntate ¿Este trabajo me acerca a mis metas/sueños/anhelos? En realidad aunque tengas un buen sueldo, sí tu trabajo te empobrece como persona, nunca enriquecerá tu vida, por lo contrario; en esta situación sí se cumple la frase “entre más ganas, más gastas”.

Muchas veces el gasto de dinero es en realidad una liberación de estrés y entre más tengas, más gastarás he aquí el factor por el cual muchas personas quedan embebidas en empresas y abandonan sus verdaderas metas. Para nada te recomiendo renunciar a tu trabajo inmediatamente en caso de que te encuentres inmers@ en esta situación, por lo contrario, te invito a crear una estrategia y mientras buscas un lugar más agradable u otra actividad que te pueda remunerar tanto emocionalmente como económicamente, mantente en tu trabajo y una vez que tengas bien definido aquello que buscas y como lo harás, procede a la acción.

Vive consciente

He pasado mucho tiempo observando a las personas y si de algo me he dado cuenta, es que van por la vida en automático, preocupados por el ayer o por el resultado del mañana, sin notar si quiera que hora es.

Si este es tu caso y tus días pasan entre planes y pensamientos que estás persiguiendo, te invito a mínimo 10 minutos al día hacerte consciente de en dónde estás, qué espectáculo está frente a tus ojos, que melodía deleita tus oídos, qué sensación abraza tu cuerpo. Para un momento y hazte consciente del punto de partida y donde te encuentras. Sí, la meta es lo importante, pero lo más disfrutable es el camino, recórrelo consciente, disfrútalo, fluye hacia la meta.

Aquellas metas que persigues, estoy seguro las buscas para disfrutarlas, pero si el camino lo pasas desapercibido, para cuando llegues a la meta no habrá que disfrutar, más que otra meta que alcanzar. Así es la vida, para cuando consigas aquello que persigues, algo más querrás. Vive consciente, disfruta el camino, tu trabajo, las personas que te rodean. Y si algo no te gusta, cámbialo, la única manera de darte cuenta si eres feliz, es siendo consciente de aquello que vives día a día, no del fin.

Creative Commons License
Insights of Armando Vladimir Rodríguez Zepeda by Armando Vladimir Rodríguez Zepeda is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

¿Para qué haces lo que haces?

¿Te has puesto a pensar por qué haces lo que haces?

¿Cuál es el objetivo de cada una de tus acciones?

Muchas personas se pasan la vida actuando en automático, cumpliendo expectativas y objetivos de otras personas, por eso alguna que otra vez puedes sentirte vaci@ o como que algo te falta.Ponte a meditar un momento durante cada día, dedícale aunque sea sólo 10 minutos a recapacitar (es fácil), cuál es el objetivo de cada una de las acciones que ejecutas.Cuando ejecutamos acciones sin un objetivo presente y consciente, sólo estamos literalmente corriendo en círculos, viendo los días pasar y algo si te puedo asegurar, la vida no espera a nadie y está constantemente fluyendo, por lo tanto medita cada día y date cuenta cuáles son tus objetivos y si descubres que careces de ellos y solo actúas en automático, date un tiempo para diseñar un plan, un plan que te haga feliz.

Una vez que has definido tu camino, tus deseos y tu meta en la vida es más fácil llegar a eso, ya que tu inconsciente programará cada una de tus acciones para llegar a conseguir lo que te propones. Pero a diferencia de la magia o de muchos “métodos” positivistas, una vez que tengas tus objetivos y comiences a ir hacia ellos, no sólo lo lograrás con el pensamiento, sino que será un conjunto de enfoque mental y acciones, de esta manera estarás utilizando toda tu energía y tus recursos para acercarte a aquello que realmente quieres y vivirás plen@ y feliz.

Deja de pensar en lo que quieren los demás y comienza a pensar en lo que quieres tú, sólo tú eres responsable de los resultados que obtienes en tu vida y a nadie le importará más que a ti mism@.

Vladimir Rodríguez Zepeda

Creative Commons License
Insights of Armando Vladimir Rodríguez Zepeda by Armando Vladimir Rodríguez Zepeda is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

¿De quién te rodeas?

¿Conoces la diferencia entre las personas tóxicas y las nutritivas?

Las personas tóxicas drenan tu energía emocional

Esto lo hacen a través del lenguaje, transmitiéndote experiencias o sentimientos negativos

Se la pasan quejándose, hablando de problemas/en vez de soluciones…

Y de esta manera absorben tu energía, te generan sentimientos que cansan

Y sin esa energía no puedes pensar, ni actuar bien.

En cambio las personas nutritivas u son neutrales o son positivas,

Eso quiere decir que estás te transmiten experiencias positivas y te ayudan a través del lenguaje

Te ayudan a reestructurar o a encontrar aquello que buscas

En caso de no hacerlo, sólo se mantienen neutras

Es decir, te escuchan pero no se enganchan

Y de esta manera respetan tus pensamientos, tus sentimientos y tu energía.

Y tú ¿De qué tipo de personas estás rodead@?

Creative Commons License
Insights of Armando Vladimir Rodríguez Zepeda by Armando Vladimir Rodríguez Zepeda is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.